El año 2020 va a ser recordado como el año de una pandemia que ha provocado un caos económico, social y sanitario mundial.  Como en cualquier catástrofe, ” los del vaso medio lleno”, los optimistas que siempre tratan de sacar algo positivo de todas las desgracias, señalan que las grandes dificultades de socialización debido a las restricciones y confinamientos, han provocado una aceleración digital necesaria. El uso de las nuevas tecnologías hasta este momento ha estado reservado para las nuevas generaciones. La necesidad de comunicación, durante los momentos en los que la sociedad ha permanecido recluida en sus hogares, ha acercado a mucha gente a la relación virtual o digital. El uso de videoconferencias, videollamadas, a través de diferentes dispositivos que hasta el momento ni sabían que existían.

De la misma forma, otros sectores se han beneficiado de esta nueva realidad. En este contexto, el caravaning  ha sido uno de ellos. Aunque ya en los últimos cuatro años las ventas de caravanas y autocaravanas se había incrementado de forma notable, el covid19 ha propulsado el sector de manera ostensible. Los motivos para que este sector haya crecido tanto son :

 

  • La autocaravana permite viajar sin necesidad de socializar con otra gente. Tristemente el miedo a contagiarse ha conducido a un cierto aislamiento de las unidades familiares y a evitar las relaciones humanas.
  • El sector del caravaning hasta no hace tanto tiempo se concebía como una alternativa de ocio un tanto hippie o demasiado una forma demasiado alternativa. Las antiguas autocaravanas, aunque disponían de ciertas comodidades, no se parecen en casi nada a las modernas casas rodantes dotados de todo lujo y pertrechadas hasta el útlimo detalle.
  • El incremento de uso de las autoccaravanas ha empujado a instituciones y corporaciones municipales a potenciar los servicios necesarios. Como ejemplo de esto, según datos de la Asociación española de la industria y del comercio del caravaning  (ASEICAR), se ha aumentado en un 400% la creación de áreas de autocaravanas en los municipios de la península.
  • Los hábitos vacacionales han cambiado. Desde hace dos décadas, la costumbre de adquirir un apartamento o fijar un lugar concreto para pasar las vacaciones ha cambiado. Siete de cada diez personas cambia anualmente de destino. Esta tendencia encaja perfectamente con la filosofía de las autocaravanas. Una casa ambulante que te permite cambiar de destino fácilmente.

En cuanto las restricciones permitan una movilidad normal las autocaravanas volverán a inundar las carreteras.